Consecuencias de viajar con los pies en el salpicadero

Aunque algunas conductas no son constitutivas de sanción según el propio Reglamento de Circulación, ya que no están estipuladas como tal , si la autoridad competente te pilla y considera que se trata de un acto peligroso puede multarte igualmente, pues lo que sí es constitutivo de infracción son todas las conductas que impidan al conductor obrar con libertad, diligencia y control sobre su vehículo.

Pero más allá de una sanción administrativa, es una práctica que debes evitar porque los resultados en caso de accidente pueden ser muy graves, aunque las dimensiones del percance no sean muy grandes; al tener tapada la salida, el airbag revienta, empujando las piernas hacia arriba y a través del parabrisas, lo que genera fracturas y cortes profundos en piernas y pies ante torsiones y fuerzas para las que nuestras extremidades no están preparadas. Esta postura, que puede resultar cómoda o bohemia, resta eficacia al cinturón, y hasta en caso de frenazo brusco puede provocar lesiones. Es posible incluso que se produzca el denominado ‘efecto submarino’, en el que el pasajero se desliza por debajo del cinturón y hace que se golpee con el salpicadero.

Así que aunque pueda parecernos una postura relajada o cómoda, debemos ser conscientes que cuando nos desplazamos en coche debe primar la seguridad ante cualquier otro criterio, y adecuarnos a las posiciones recomendadas por la DGT.